Últimas entradas
Inicio | El sistema Montessori | El método | El material Montessori

El material Montessori

El niño aprende usando siempre sus manos y su mente. El material Montessori juega un papel fundamental dentro de la educación académica del niño, ya que le permite explorar el mundo que lo rodea y conocerlo a través de sus cinco sentidos.

El ambiente preparado debe colocar el mundo, al alcance del niño en cualquier etapa de desarrollo en que éste se encuentre en un momento dado.

Muchos de los ejercicios pueden parecer a primera vista muy sencillos, pero debemos tomar en cuenta la visión del niño, su percepción, para él todo es nuevo y difícil.

Cada uno de los materiales tienen diferentes grados de dificultad y cuando el niño haya dominado la primera presentación, la Guía le empieza a presentar algunas variaciones del material con mayor grado de dificultad.

El niño aprende usando siempre sus manos y su mente

María Montessori observó que el trabajo con las manos es una de las actividades más inteligentes y que más nutre el cerebro. Ella estaba convencida de que entre más trabajo hiciera el niño con sus manos mas desarrollo intelectual tendría.

Los niños adoran trabajar con las manos y esto es una actividad muy importante en su desarrollo.

Variado y atractivo

Además de ser sumamente variado tiene mil secretos ocultos y solo el niño trabajándolo repetidamente podrá descubrirlos, es por este motivo que el niño puede trabajar varios días un mismo material.

Tiene la cualidad de ser sumamente atractivo al niño y logra atraer su concentración a niveles tan profundos que en muchas ocasiones está aislado a cualquier acontecimiento dentro del salón de clase.

El material apoya al desarrollo del niño

El niño que se ejercita durante largo tiempo con este material que facilitan el desarrollo, no sólo continúa fortificando su actividad razonadora y su carácter, sino que ha adquirido ideas claras de un orden superior que aumenta su capacidad intelectual, y en sucesivas abstracciones espontáneas adquirirá la posibilidad de progresar de un modo sorprendente.

La aptitud mental adquirida en cada uno de estos ejercicios lleva al niño a hacer observaciones ordenadas del ambiente que comprueban sus interesantes descubrimientos formando en su espíritu un nutrido conjunto de ideas claras.